Gran curiosidad despertó la presencia en Chile del Antonov 225, el avión más grande del mundo, en su primera visita a nuestro país. Desde su llegada de madrugada, cada uno de sus movimientos fue seguido y fotografiado por varios admiradores de la aeronáutica en el aeropuerto de Pudahuel.

El avión, construido a fines de los años ochenta en Ucrania (entonces parte de la Unión Soviética), debía llegar el martes, pero lo hizo finalmente a la 1:40 de la madrugada de ayer.

La aeronave fue utilizada para realizar el segundo mayor transporte de carga aérea de la historia, trasladando desde Brasil un transformador y su estructura auxiliar con 180 toneladas de peso para el complejo eléctrico Nehuenco, de Colbún.

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente