Un cura de Paredones, en la Región de O'Higgins, es investigado por la Iglesia Católica luego que admitiera haber enviado fotografías suyas de connotación sexual a otro hombre.

El padre Luis Rubio Contreras se encuentra suspendido de sus funciones luego de reconocer conductas impropias. De esta manera, el Obispado de Rancagua investiga incumplimientos canónicos vinculados a la filtración de imágenes del cura desnudo.

De acuerdo a los datos conocidos, el religioso habría mantenido una relación con otro hombre mayor de edad a través de Facebook durante un año, quien reconoció que siempre conversaban, pero que nunca se encontraron. El contacto más cercano se habría generado cuando le envió sus fotos.

El sacerdote señaló que "yo tengo el juicio por unas fotos que mandé y esas fotos son de carácter sexual, desnudo (...) las fotos son mías, es mi error, es un error horrible, un error moral horrible".

Desde el Obispado de Rancagua enviaron un comunicado, lamentando profundamente cualquier acto o situación que atente contra los valores y principios que sustentan a la Iglesia. En tanto, el padre que continúa viviendo en la parroquia, negó ser homosexual. "No los soy, yo creo que es producto de una relación en un momento malentendida y llevada sólo al plano sexual".

Rubio espera la decisión de la Santa Sede que le permita continuar en sus funciones, siendo un nuevo golpe para la Iglesia Católica en medio de acusaciones por abusos sexuales en contra de menores.
24h

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente