Nelly y Pablo son protagonistas de esas historias de amor que merecen ser contadas, es por eso que forman parte de la campaña de Banco Santander

 
Nelly y Pablo son protagonistas de esas historias de amor que merecen ser contadas, es por eso que forman parte de la campaña de Banco Santander que quiere reconocer a quienes con su esfuerzo han logrado progresar.

“Cuántas cientos de historias de amor anónimas se perderán todos los días porque nadie las contó”, es la pregunta que se hace Héctor Noguera en la narración de un video de reconocimiento a una pareja bien especial a propósito del Día del amor. 

“A mí me gustan cada vez más las historias de amor reales, las que escriben los protagonistas de carne y hueso con sus propias vidas en la calle”, afirma Noguera al hablar de Nelly y Pablo, quienes
se conocieron de niños repartiendo papas en la Vega, y terminaron casándose en la ciudad de Las Vegas.

Nelly (44) era una niña de siete hermanos de una familia sencilla que vivía del campo en el Valle de Curacaví y un hecho trágico e inesperado le dio un giro a su vida. Su hermano había sido asesinado en plena calle, y fue en su funeral donde la muerte y el amor se cruzaron.

Fue ahí que Pablo, quien fue el primer amor y pololo de Nelly a los 15 años, apareció nuevamente y al reencontrarse con Nelly la abrazó con emoción, tanto que desde ese momento, nunca más volvieron a separarse.

Pero no todo fue fácil, para salir adelante, consiguieron 40 mil pesos y empezaron a comprar cebollas, limones y papas en el campo, productos que después vendían en diferentes casas. Se levantaban al alba, lloviese o tronase, y salían en una camioneta chica junto a las niñas, a repartir su mercadería a distintos lugares. “Pelaron el ajo por muchos años”, agrega Noguera.

El destino volvería a poner dificultades. Un día, en su primera camioneta -que tanto les había costado conseguir- sufrieron un accidente, se volcaron y lo perdieron todo, de milagro se salvaron tras chocar y caer por una cuesta con las niñitas. No se rindieron y siguieron adelante.

Hoy día, Nelly y Pablo cuentan una flota de camiones repartidores, empleados, propiedades, gozan de una gran reputación en su rubro y son los orgullosos padres de cuatro hijas profesionales.

Amor y emprendimiento, así resume Héctor Noguera la historia de amor de Nelly y Pablo, y los denomina como “dos héroes anónimos del Chile profundo, de ese donde las papas queman. La Marilyn y el Elvis del valle de Curacaví”. Las grandes historias de amor sí pueden tener un final feliz.

Shared:
Magpress

Rio Bueno Noticias

Servicios informativos desde el sur de Chile, somos lideres en información, si deseas enviarnos comunicados, avisos, contratar publicidad o publicar post patrocinados escribe a diariodetodos@gmail.com.

0 comentarios, comenta