En estado de descomposición fueron encontrados los peces en las bodegas del navío Seikongen, hundido el 18 de octubre en la bahía de Pilpilehue.

En rigor,  fueron 200 toneladas de salmones y 67 mil litros de combustibles los que se lograron obtener en la embarcación, de acuerdo a información ofrecida por el gobernador de Chiloé, René Garcés.

"Se ha podido abrir la escotilla, perforar el casco, llegar a las bodegas y ver que se encuentran enteros", afirmó.

Por otro lado, Héctor Aravena, gobernador marítimo de Castro, sostuvo que "se van a tomar las muestras que tienen que enviarse a laboratorio para determinar cuál es el estado real de las características de los líquidos de los pescados que están ahí".

adn

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente