Dorsey y sus cofundadores añadieron vocales a este nuevo servicio, creando Twitter, una marca que cobraba todo el sentido

A finales de Marzo de 2006, Jack Dorsey, un estudiante universitario, terminó de diseñar un sitio web en Internet para postear mensajes que tuvieran un máximo 140 caracteres. Se llamaba twttr.

Dorsey y sus cofundadores añadieron vocales a este nuevo servicio, creando Twitter, una marca que cobraba todo el sentido.

"La definición consistía en crear frases con información intranscendente, como si fueran pequeños chirridos de pájaros. Y eso es lo que resultó el producto final", explica Dorsey.

Los archivos históricos de Internet hacen hincapié en que la publicación del primer tuit marcó un antes y un después en la era de las redes sociales, pero están muy equivocados. La historia de las redes sociales comenzó hace casi dos siglos, el 24 de mayo de 1844, cuando Samuel F. B. Morse, un pintor convertido en inventor, fue capaz de enviar un mensaje desde Washington hasta Baltimore.

Pero volviendo al pasado, Morse no escribía con los pulgares sino que pulsaba puntos y rayas en una máquina formada de ruedas dentadas y con cables enrollados. Mientras que el telégrafo había sido un método bastante rudimentario, Morse ideó una manera de utilizar la electricidad para enviar palabras codificadas con las letras del alfabeto.

Gracias a eso, el país empezó a acortar distancias y a ese sonido cada vez resultaba más familiar.

"Los operadores del telégrafo podían hablar entre ellos apretando unas teclas", explica el periodista británico Tom Standage en su libro Writing on the Wall: Social Media – The First 2,000 years. "Los operadores podían escuchar todo lo que se transmitía e incluso se podían llegar a burlar de lo que se decía en esa única sala de chat compartida".

Antes de que se pusiera de moda el OMG ("Oh my god", ¡Oh, Dios mío!") existieron otras formas: "G M" significaba "good morning" (Buenos días), "S F D" quería decir "stop for diner" (parar para cenar). Standage relata que los telegrafistas jugaban entre ellos al ajedrez utilizando código Morse e, incluso, solían consolidarse amistades sin haberse visto nunca. "Los romances entre operadores que se habían conocido en línea no era algo raro. Tal era el sentido de la amistad que algunos operadores preferían hablar con sus amigos virtuales que con la gente local", comenta el periodista.

El trabajo de Morse hacía presagiar la renovación de la tecnología a nivel mundial. Él fue uno de los inventores más singulares de la historia.
Aunque estudió ciencias en la Universidad de Yale (Connecticut), Morse no se veía en un laboratorio. Él quería pintar. "Ahora que ya terminé la universidad, me voy a poner a pintar. Aún creo que nací para pintar", escribió Morse en 1810 en una nota dirigida a sus padres.

Los retratos eran su especialidad. "Vendo estos dibujos por un dólar, y todo el mundo está dispuesto a contratarme por este precio", dijo a sus progenitores. Realmente fue un pintor con mucho talento que dibujó retratos para los presidentes John Adams y James Monroe, para el inventor Eli Whitney e, incluso, para el ícono de la Guerra de la Independencia, Marquis de Lafayette.

Era invierno de 1835 y Morse se encontraba en Washington. Allí recibió una carta de su padre, enviada a través de un servicio de mensajería a caballo, diciendo que su amada esposa estaba enferma. La pareja tenía tres niños. "La quería con toda mi alma, ella era toda la felicidad que esperaba en la Tierra", escribió.

Un día después, su padre le escribió otra vez.

"Misterios son los caminos de la Providencia. Mi corazón está lleno de dolor y profundamente triste, al tiempo que le anuncio la repentina e inesperada muerte de su querida y amada esposa. Su deceso se debió a un problema en el corazón… Ella estaba despierta entorno a las cinco de la tarde, hizo la cama, como era habitual. Estaba alegre y hablaba de las ganas que tenía de estar con su querido esposo en Nueva York. Se metió en la cama y volvió a recaer. Intentó hacer todo lo posible. Sus ojos se quedaron fijos, la palidez de la muerte se extendió por todo su rostro y cinco minutos más tarde no había ni un ápice de movimiento. Su vida había terminado".

Lucretia fue enterrada antes de que Morse pudiera llegar en un carro de caballos. "Si hubiera deseado algo diferente de mi querida L. hubiese querido que fuera menos encantadora", escribió a un amigo. "Siento un vacío, me siento desolado, en soledad y con el corazón destrozado", añadió en la misma misiva.

Con el corazón roto, Morse siguió con su carrera de pintor, y se lamentaba por no saber más sobre la enfermedad cardíaca que padecía Lucretia. 
 
 ib
Compartir:
Magpress

Rio Bueno Noticias

Somos el sitio de noticias de Chile para el mundo, con los principales datos de nuestro pais y la región de Los Rios, con cobertura a los hechos mas relevantes, nuestro correo es diariodetodos@gmail.com - somos de Rio Bueno.

0 comentarios,comentar