WASHINGTON, Estados Unidos.- En un nuevo episodio de la escalada de tensión que se vive en la península coreana, EEUU desplegó dos bombarderos estratégicos en la región, mientras que Corea del Norte amenazó con una "acción justa y contundente" si la Casa Blanca insiste en sancionarla por sus pruebas con misiles.

El Pentágono envío los bombarderos B-1B desde su base de Andersen, en la isla de Guam (Pacífico Occidental), para que participaran en ejercicios combinados con las fuerzas aéreas surcoreanas y japonesas, que desplegaron aviones cazas F-15K y F2, respectivamente, en abierta respuesta al lanzamiento de un misil intercontinental (ICBM) realizado el viernes por Corea del Norte.
 
lg

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente