“Es un día triste”, dijo Luigi Carinci, de 65 años, quien se sentó en primera fila en el barrio de Testaccio


ROMA — Cuando terminó la primera mitad del último partido de Francesco Totti con el uniforme del A. S. Roma, los aficionados del club romano se volcaron a las calles con el ánimo decaído.

“Es un día triste”, dijo Luigi Carinci, de 65 años, quien se sentó en primera fila en el barrio de Testaccio, hogar espiritual del club, y se frotaba ligeramente los ojos cada vez que Totti salía en la pantalla estirando las piernas o bebiendo traguitos de agua en la banca. “Roma es un desastre. El autobús nunca llega, no recogen la basura y la policía no hace nada. Ahora Totti se va. Era lo último que nos faltaba”.

El último juego de Totti, que se celebró el domingo —después de un cuarto de siglo enfundado en los colores de la Roma, por lo que se hizo el jugador más famoso y querido en la historia del club—, fue una patada en el estómago a una ciudad que ya estaba noqueada en el suelo, para luego hacerla rodar hacia una cueva llena de basura.
 
tnyt
Compartir:
Magpress

Rio Bueno Noticias

Somos el sitio de noticias de Chile para el mundo, con los principales datos de nuestro pais y la región de Los Rios, con cobertura a los hechos mas relevantes, nuestro correo es diariodetodos@gmail.com - somos de Rio Bueno.

0 comentarios,comentar