Arrancó la cosecha de peras y manzanas y las perspectivas no son buenas. 

En ambos productos se observa pérdida de calidad como consecuencia de heladas y granizos, bajos precios, costos en dólares altos y problemas para exportar. 

Desde la Federación de Fruta de Río Negro y Neuquén y CAME reclaman al Gobierno que avance con la implementación de medidas para las actividades regionales. 

 

 

er

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente