El director ejecutivo de la Fundación para el progreso entregó a El Mercurio su última columna "Monumento para los Chicago" publicada hoy. Kaiser a través de su escrito realizó un nuevo análisis del país, y con menciones dieciochenas propuso "crear un monumento para los "Chicago boys" en un lugar emblemático de Santiago".

Además el creador del libro “Fatal Ignorancia”, mencionó a los economistas como los padres de la revolución de la educación que la convirtió en un bien de acceso a las masas. Y comenzó su columna escribiendo que "una de las cosas más exasperantes de nuestra cultura es que jamás, salvo a veces en estado de ebriedad, se dicen las cosas como son. En materia política, ello ha permitido que se instale un relato de la historia y del presente nacional más distorsionado que vino tinto con Pepsi. Como el Mes de la Patria debiera ser el de la fiesta y la verdad histórica, aprovechemos de decir las cosas como son, arriesgando que más de alguno se atragante con su chorizo".

El abogado aseguró que de no ser "por las reformas realizadas por los "Chicago boys" y mantenidas por los gobiernos de la Concertación, este país sería peor que el cordero frío". En esta parte citó al ex presidente del Banco Central, Álvaro Bardón, y señaló que seríamos un país "basurita latinoamericano".

Además el autor de “La tiranía de la igualdad” agregó en su escrito que los Chicago Boys "fueron los que bajaron la inflación de 1.000% anualizado a menos de 10%. Ellos fueron también los que crearon el sistema de pensiones más exitoso en la historia occidental, quitándoles a los políticos la llave de los ahorros de los trabajadores chilenos para que no pudieran robárselos nuevamente".

Para el abogado los Chicago boys "son los padres fundadores del Chile moderno, uno en el cual todos, pero especialmente los más pobres, viven mucho mejor. Esa es la verdad, el resto es reggaetón". Y añade que "en cualquier país medianamente sensato y de líderes intelectualmente honestos, los "Chicago boys" tendrían un monumento en el centro de la ciudad capital por haber reconstruido la nación desde las cenizas. Pero como estamos en Chile, no tienen siquiera una fonda en su honor. En cambio, tenemos una estatua honrando a Salvador Allende frente a La Moneda, el Presidente más fracasado de la historia nacional, aunque debe reconocérsele que era un gozador, algo bien escaso entre los políticos actuales".

Kaiser finalizó su columna proponiendo la creación "un monumento para los "Chicago boys" en un lugar emblemático de Santiago". A lo que concluyó diciendo que "después de todo, fue la revolución libertaria -y no la socialista ni la socialcristiana- la que de verdad trajo para todos las empanadas, el vino tinto, el blanco, el rosé, el ensamblaje, el espumante, etc. Quién sabe, así como van las cosas, tal vez ese monumento sea lo único del milagro económico que usted pueda mostrarles a sus nietos mientras les cuenta la historia de cómo se jodió Chile y ellos cazan pokemones con la cara de Milton Friedman".
 
elomostrador

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente