Page Nav

HIDE

AHORA:

latest

Ads Place

Existe mayor riesgo de desarrollar diabetes después de una infección por COVID-19

Las consecuencias en la salud luego de haber padecido coronavirus todavía son una incógnita para muchos especialistas y científicos en todo ...


Las consecuencias en la salud luego de haber padecido coronavirus todavía son una incógnita para muchos especialistas y científicos en todo el mundo, que siguen estudiando los alcances de esta enfermedad que se convirtió en pandemia desde hace dos años.

La infección que deja el SARS-CoV-2 en su forma grave, o incluso leve, deja múltiples secuelas en los enfermos. Un nuevo estudio de gran tamaño descubrió que las personas que se recuperaron de la COVID-19 en el último año tienen un 40 % más de probabilidades de recibir un nuevo diagnóstico de diabetes en comparación con las que no estaban infectadas.

El COVID-19 parece aumentar significativamente el riesgo de diabetes en aproximadamente un 40 % en 1 año, según nuevos datos de una población. “Si los pacientes tienen antecedentes de COVID-19, ese es un factor de riesgo para la diabetes y sin duda deberían someterse a pruebas de detección de diabetes”, dijo el coautor del estudio, Ziyad Al-Aly, MD, nefrólogo y jefe de investigación y desarrollo en VA St. Louis Health Care, Missouri.

“Todavía es prematuro hacer pautas. Creo que tenemos que procesar el panorama de datos para comprender lo que todo esto significa realmente, pero está muy, muy claro que todos estos caminos apuntan en una dirección, que COVID-19 aumenta el riesgo de diabetes hasta un año después. El riesgo es pequeño pero no despreciable”, precisó el experto, que aclaró que “estamos descubriendo cada vez más que no se trata solo de problemas respiratorios, confusión mental o solo fatiga”.

El grupo del doctor Al-Aly ha publicado recientemente estudios sobre esos riesgos más amplios. Uno mostró un mayor riesgo de desarrollar problemas cardíacos, incluidos derrames cerebrales y ataques cardíacos, en personas que han tenido covid-19 que en personas que no lo han hecho. Otro mostró que los pacientes posteriores a la covid-19 tenían más probabilidades de sufrir una disminución de la función renal o daño renal hasta seis meses después de la infección en comparación con los pacientes que no habían tenido la COVID-19.

Los investigadores encontraron solo una asociación entre COVID-19 y condiciones cardiometabólicas, sin probar una causa. Algunos médicos dicen que los nuevos diagnósticos de diabetes tipo 2 y afecciones cardíacas podrían estar influenciados por el aumento de peso o la disminución de la actividad durante la pandemia, aunque los cambios en el estilo de vida no necesariamente explicarían un aumento específico en las personas que han tenido COVID-19.

 

No hay comentarios.

Latest Articles