Intentan controlar cárcel de Ecuador tras masacre que dejó 116 presos fallecidos

El motín comenzó el martes, cuando reclusos de bandas rivales con nexos con el narcotráfico mexicano se enfrentaron con armas de fuego.

El saldo al momento es de 116 muertos y 80 heridos, informó el presidente Guillermo Lasso, que se trasladó a Guayaquil el miércoles y declaró el estado de excepción en todo el sistema penitenciario ecuatoriano.

Según el sitio local Primicias, el motín comenzó cuando presos de una banda celebraron el cumpleaños de uno de sus líderes detenidos, e hicieron alarde de tener el poder en la prisión. Eso molestó a otras organizaciones rivales ubicadas en otros pabellones y desató los enfrentamientos.

“Alrededor de 400 servidores policiales realizan un operativo de intervención y requisa en el interior del #CPLGuayas No. 1, con el fin de mantener el orden y garantizar la seguridad en el centro carcelario”, indicó la policía en su cuenta Twitter. Dos agentes resultaron heridos.

Tanquetas y militares están apostados en los alrededores de la cárcel, donde centenares de familiares buscan desesperados información sobre sus parientes, constatataron periodistas de la AFP.

“Es algo muy doloroso. (…) Dicen que hay personas que les han sacado la cabeza”, dijo a la AFP Juana Pinto, que espera impaciente conocer la suerte que corrió su hijo preso.

“Con todas estas cosas que están pasando es algo muy doloroso, hay muchos muertos, muchos heridos, no se sabe si mi hijo estará bien o estará mal”, añadió.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente