Rodrigo Duterte
“Mis órdenes a la Policía, al Ejército y a los responsables: Si hay disturbios, si responden y nuestra vida está en riesgo, disparen a matar", esas fueron sus declaraciones del Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, tras una manifestación que se desarrolló en Manila el día miércoles.

La protesta se desarrollo por falta de comida y ayudas durante el confinamiento y concluyó con la intervención de las fuerzas de seguridad.

Sin embargo, el director general de la Policía, Archie Gamboa, aclaró que no tienen previsto seguir dicha orden, en el que ve un “fuerte mensaje” que no es necesario tomar al pie de la letra.

En declaraciones a ABS-CBN, ha asegurado que “probablemente” Duterte “solo quería enfatizar el cumplimiento de la ley en este momento de crisis”.

Desde diversas organizaciones defensoras de la DD.HH. criticaron durante al mandatario de Filipinas. Una portavoz de la Comisión de Derechos Humanos, Jacqueline Ann de Guia, criticó las palabras de Duterte y enfatizo que “es muy peligroso en este momento incitar a la violencia o usar palabras contundentes, tales como disparar contra las personas”.

En este sentido, insistió que “el principal propósito de la cuarentena es proteger el derecho a la vida”.

Por su parte, Amnistía Internacional calificó como “profundamente alarmantes” las palabras de Duterte, que parecen “un sello de su presidencia”, en alusión a las órdenes de este tipo que ya ha dado el mandatario en el marco de su guerra contra las drogas.

El responsable de la ONG en Filipinas, Butch Olano, ha advertido de que “la fuerza sin filtros no debería servir como método frente a una emergencia como la pandemia de Covid-19”.

Más de 100 fallecidos

Gobierno del archipiélago asiático ha informado este jueves de once nuevas muertes por coronavirus, lo que implica elevar el balance de fallecidos por encima del centenar, hasta los 107.

El Ministerio de Sanidad ha registrado hasta ahora más de 2.600 casos confirmados.

Para prevenir nuevos contagios, el Ejecutivo ha ordenado que quienes salgan de su casa en la isla de Luzón lo hagan con mascarilla o al menos con algo que cubra la boca y la nariz, según la agencia DPA.

Luzón, donde vive más de la mitad de la población filipina, se encuentra en cuarentena desde el 16 de marzo.

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente