La prima ballerina assoluta cubana, Alicia Alonso, falleció hoy en esta capital, a la edad de 98 años, a causa de una enfermedad cardiovascular, informaron fuentes del Ballet Nacional de Cuba (BNC).

Su virtuosismo técnico y sus dotes de interpretación la volvieron la bailarina cubana más universal; a esto, se sumaron su fuerte decisión de continuar bailando y mantenerse activa pese a la pérdida de visión progresiva.

Alonso, a pesar de su avanzada edad, dirigía el BNC y los Festivales Internacionales de Ballet de La Habana, y participaba del montaje de coreografías.

Nacida en La Habana el 21 de diciembre de 1920 y de padres españoles, comenzó el aprendizaje de la danza a los nueve años, y en Estados Unidos inició su carrera bailando en musicales como Great Lady, en 1938, y Stars in your eyes, en 1939.

Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo, Alicia, fue una de los miembros fundadores del American Ballet Theatre en 1940 y en 1943 se convirtió en una de sus bailarinas más destacadas.

En octubre de 1948 fundó el Ballet Alicia Alonso, actual BNC, compañía de ballet clásico cuya creación es única en el continente americano y está entre las más reconocidas en el mundo.

Muchos fueron los premios y condecoraciones que mereció por su trabajo la reconocida bailarina cubana.

En el 2000 el Consejo de Estado cubano le otorgó la Orden José Martí, la máxima condecoración que otorga el Gobierno de este país.

En 2003 Jacques Chirac, entonces presidente de Francia, le confirió el grado de Oficial de la Legión de Honor y, en 2017 fue investida como Embajadora de Buena Voluntad de la Unesco.

Su principal lauro, sin embargo, es el de quedar en el recuerdo de los cubanos y de los amantes de la danza y la cultura en todo el mundo.


Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente