El presidente francés, Emmanuel Macron, vuelve a reunirse el lunes en Estados Unidos con su homólogo Donald Trump


El presidente francés, Emmanuel Macron, vuelve a reunirse el lunes en Estados Unidos con su homólogo Donald Trump, al que espera convencer de permanecer en el acuerdo nuclear iraní, aunque no tenga la certeza de ser escuchado por quien llama su "amigo".

Macron, primer dirigente extranjero en ser recibido por Trump con los honores de una "visita de Estado", será acogido con gran pompa, con una cena privada en el emblemático marco del Mount Vernon, la histórica residencia de George Washington, una ceremonia en el jardín de la Casa Blanca y una velada en sus salones.

Estos dos hombres, tan diferentes, tienen sin embargo un punto en común: ambos lograron una victoria electoral considerada durante mucho tiempo como inimaginable.

Macron elogia "una relación muy personal" con el 45º presidente estadounidense y aseguraba esta semana en la revista Vanity Fair apreciar sus conversaciones "muy directas" con Trump.

Pero ambos dirigentes tienen posiciones diametralmente opuestas en mucho asuntos, desde el cambio climático hasta Irán, pasando por el libre comercio.

- Irán, tema central -

La gran divergencia sobre el acuerdo relativo al programa nuclear de Irán debe centrar buena parte de las conversaciones entre Trump y el presidente francés, que hablará el miércoles en inglés ante el Congreso estadounidense.

"No tengo plan B para el (acuerdo) nuclear contra Irán", admitió en una entrevista con la cadena Fox News y difundida el domingo. "Quiero luchar contra los misiles balísticos, quiero contener su influencia regional", afirmó, adelantando que dirá a Trump: "no abandone el acuerdo mientras no tenga una mejor opción en lo nuclear, completémoslo".

Dentro de tres semanas, Trump debe tomar una decisión sobre este pacto, que había prometido "romper" durante su campaña electoral, y que fue fruto de largos años de negociaciones internacionales con el objetivo de impedir que Irán se dotara del arma atómica.

Si hasta el 12 de mayo, Estados Unidos y los firmantes europeos del acuerdo -Francia, Reino Unido y Alemania- no encuentran una manera de endurecer las condiciones de 2015, Trump amenaza con restablecer las sanciones a Teherán y abandonar el documento.

El sábado el jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Javad Zarif, respondió a esa amenaza advirtiendo que Teherán retomará "vigorosamente" el enriquecimiento de uranio si se rompe el acuerdo, a la vez que su país adoptaría "medidas drásticas" adicionales, sin precisar el tenor.

La presidencia francesa, que considera esencial preservar el pacto, se declara "extremadamente prudente" sobre las posibilidades de convencer a Trump, ya que "las señales no son alentadoras".

El pesimismo del lado europeo se reforzó por las recientes decisiones del presidente estadounidense, quien nombró a dos "halcones", Mike Pompeo y John Bolton, respectivamente, como secretario de Estado y consejero de seguridad nacional.

Luego de Macron, la canciller alemana, Angela Merkel, será la encargada de defender el acuerdo iraní el viernes en la Casa Blanca.

Otra clara divergencia transatlántica es la exención de aranceles aduaneros sobre el acero y el aluminio para los países de la UE que expira el 1 de mayo y que los europeos buscan que sea definitiva.

"Espero (...) que (Trump) decida exonerar a la Unión Europea", dijo a Fox News. "No se le hace la guerra a los aliados".

"Si uno le hace la guerra a todo el mundo, la guerra comercial contra China, contra Europa, la guerra contra Siria, contra Irán ... eso no puede funcionar", advirtió Macron.

Respecto a Siria, Washington, Londres y París coordinaron sus bombardeos en respuesta al presunto ataque químico cerca de Damasco, atribuido al régimen de Bashar Al Asad, apoyado por Rusia.

"Creo que nunca deberíamos mostrarnos débiles ante el presidente Putin. Cuando uno es débil, él lo aprovecha", expresó Macron en la misma entrevista.

Macron se había vanagloriado de haber "convencido" a su homólogo estadounidense de que "permaneciera más tiempo" en Siria. Pero horas más tarde, la Casa Blanca desmintió y recordó que Trump sigue queriendo que "las fuerzas estadounidenses vuelvan a casa lo más pronto posible".

- Acuerdo climático en segundo plano -

En lo referente al acuerdo de París de 2015 contra el calentamiento climático, Macron esperaba todavía el pasado otoño boreal convencer a Trump de que reintegrara a su país. Pero el tema parece ahora relegado a un segundo plano.

En todos estos temas, "Emmanuel Macron podría esperar convencer a Donald Trump, pero hasta ahora los resultados han sido muy limitados", admite Benjamin Haddad, investigador del Hudson Institute de Washington.

Pero el enfoque "realista" del presidente francés podría dar resultados en otros ámbitos, añade, citando la lucha contra el terrorismo.

Para París, el apoyo de Estados Unidos en la lucha contra los yihadistas en la región del Sahel sigue siendo una prioridad.

El presidente francés acude a Washington como representante de Europa, especialmente en el diferendo comercial. Macron "es para Donald Trump lo que Angela Merkel era para Barack Obama, un interlocutor central y confiable" y por ello "puede emerger como el líder diplomático de la Unión europea y ganar crédito para su agenda de reformas en la UE" opina Haddad.

Compartir:
Magpress

Rio Bueno Noticias

Somos el sitio de noticias de Chile para el mundo, con los principales datos de nuestro pais y la región de Los Rios, con cobertura a los hechos mas relevantes, nuestro correo es diariodetodos@gmail.com - somos de Rio Bueno.

0 comentarios,comentar