China afirmó hoy que es sincera en sus negociaciones para intentar solucionar las diferencias con el Vaticano pero se mantuvo firme, al menos por ahora, en el principio de rechazar que el Papa nombre a los obispos en este país.

"China siempre ha sido sincera sobre la mejora de las relaciones con el Vaticano. 

Hemos dado pasos concretos hacia ese objetivo y tenemos un canal fluido de comunicaciones", señaló Chen Zongrong, un responsable de la Administración de Asuntos Religiosos.

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente