El cineasta y productor español, autor de un cine transgresor, osado y muchas veces estrafalario, ha sido designado para presidir el jurado del 70° Festival internacional de cine de Cannes, donde nunca se le ha distinguido con la Palma de Oro.

El cineasta español es desde hace décadas un consentido en Cannes. Ha estado en la competencia oficial 5 veces (“Todo sobre mi madre”, “Volver”, “Los abrazos rotos”, “La piel que habito”, “Julieta”), pero nunca se le ha distinguido con la codiciada Palma de Oro a la mejor película, aunque sí se ha llevado otros premios en dos ocasiones.

Qué importa, la lista de películas de Almodóvar habla por sí sola de su increíble talento y creatividad, una obra que ha tenido un éxito popular y planetario con cintas rocambolescas, coloridas, transgresoras y extravagantes.

La palabra tabú no existe en el vocabulario del manchego, quien ha abordado en sus películas temas como el masoquismo, la homosexualidad y transexualidad, la masturbación, las drogas, la pornografía o la pedofilia en la Iglesia católica.

En total, desde "Mujeres al borde de un ataque de nervios" (1988) ha dirigido una veintena de películas que han sacudido el cine mundial y a la España posfranquista.

Bastaron pocos años a este "niño terrible", gay declarado, para dar a través de la pantalla grande una visión más moderna y tolerante de la sociedad de su país, a través de estremecedoras heroínas encarnadas por actrices como Penélope Cruz, Marisa Paredes, Rossy de Palma, Victoria Abril o Carmen Maura. En los papeles masculinos, guapos ejemplares como Javier Bardem o Antonio Banderas. La Croisette desplegará pues la alfombra roja para esta figura emblemática del cine, que en sus primeras declaraciones ha confesado sentirse nervioso y honrado con tal distinción.
 
rfi

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente