En 1985, después de décadas de hermetismo y Revolución Cultural, China se estaba abriendo al mundo y a las expresiones populares de occidente, en particular.

Era el anhelo de grupos como los Rollings Stones y Queen ser lo primeros en atravesar esa simbólica "Cortina de Seda". Llevar a un pueblo rígidamente controlado la luz, sonido y ritmo desenfrenados de un concierto de rock.

Pero se les adelantó Wham!, el dueto de George Michael y Andrew Ridgeley, que estaban ansiosos de comprobar que eran el grupo pop más espectacular del mundo en ese momento y vieron a China como su gran oportunidad.

Después de un proceso de 18 meses y una inspirada negociación, el gobierno de Pekín dio luz verde al histórico concierto de Wham!

Aquellos que asistieron ese abril de 1985 parecen haber quedado impactados por los mismos detalles: la luces espectaculares, la abrumadora ola de sonido cuando empezó la música, y las vestimentas del dueto.

La corresponsal de la BBC en Pekín, Celia Hatton, entrevistó a varios, en 2015, para marcar el 30 aniversario del evento.

La idea de una gira de varios días por China fue promovida por el representante de Wham!, Simon Napier-Bell, que se lanzó a convencer a los funcionarios del régimen, durante un almuerzo, que el concierto sería bueno para el país.

Su argumento giraba en torno a la imagen positiva que China proyectaría al mundo exterior si permitían a George Michael y Andrew Ridgeley presentarse.


bbc

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente