Estamos hablando de las películas de "Fast and Furious" o "Rápidos y furiosos", como se conoce a la serie en Latinoamérica

Películas y series de televisión sobre autos se han hecho muchas.
Sin embargo, hay una saga que no deja de romper marcas, ha recaudado miles de millones de dólares y continúa haciendo crecer su legión de seguidores en el mundo.
Estamos hablando de las películas de "Fast and Furious" o "Rápidos y furiosos", como se conoce a la serie en Latinoamérica.
Pero, ¿qué hace a esta saga tan exitosa cuando su fórmula ya se realizó hasta el hartazgo y en apariencia tiene un argumento previsible?
Puede sonar difícil de creer, pero hay más en "Fast and Furious" que carreras con autos de lujo y mujeres hermosas.
No por nada, la octava entrega de la serie "The Fate of the Furious" (Rápidos y furiosos 8) se convirtió este fin de semana en el estreno más exitoso en la historia del cine mundial.
Según los cálculos preliminares, la nueva cinta recaudó US$532,5 millones en todo el mundo y con eso desplazó a "Star Wars: The Force Awakens" del primer puesto como la película que más dinero generó en su fin de semana de estreno.
A continuación te damos cinco razones por las que "Fast and Furious" logro el abrumador éxito que tiene en la actualidad.
En la primera película, "The Fast and the Furious" (2001), el exconvicto Dominic "Dom" Toretto (Vin Diesel) derrota al policía infiltrado Brian O'Conner (Paul Walker) en una carrera de un cuarto de milla.
Dom condujo un Mazda RX-7, mientras que Brian usó un Mitsubishi Eclipse RS.
Los dos vehículos en ese entonces eran objeto de culto por los aficionados a los autos y la velocidad.
Pero como una película sobre carreras con vehículos de moda no es nada que no se haya hecho antes, para no caer en la misma fórmula, la saga no sólo puso a los carros a realizar acrobacias imposibles, sino que comenzó a destruirlos de maneras cada vez más espectaculares.
La serie pasó de ocasionar algunos daños cosméticos a unos cuantos vehículos en la primera película, a literalmente convertir en añicos 230 carros en la séptima entrega, de acuerdo a The Wall Street Journal (no hablaremos de la octava para no adelantarte nada).
Los carros son impactados por una bola de acero industrial, aplastados por un tanque, lanzados al océano, partidos en dos por una caja de seguridad gigante o incrustados contra el cemento después de atravesar ¡tres! rascacielos en Abu Dabi.
Un Lykan Hypersport, de W Motors, del que sólo se fabricaron siete unidades (ahora quedan seis) y que cuesta US$3,4 millones, fue destruido en la séptima película "Furious 7" (2015).
Una cosa más: ninguno de los autos dañados en "Fast and Furious" es reparado y puesto en el mercado. Todos son convertidos en chatarra.
La novia de Dom es la temeraria Letty, interpretada por Michelle Rodríguez, una estadounidense con ascendencia dominico-puertorriqueña.
La actriz panameña Jordana Brewster hace de Mia Toretto, hermana de Dom y pareja de Brian.
En la segunda película "2 Fast 2 Furious" (2003) hace su anárquica aparición Roman Pearce, interpretado por el afroestadounidense Tyrese Gibson.
En esa cinta también aparece Eva Mendes, estadounidense de padres cubanos, en el papel de la agente Mónica Fuentes.
Podríamos seguir enumerando película por película, pero la lista quedaría muy largo.
Por la filmación de la saga pasaron actores asiáticos, latinos, afroestadounidenses, musulmanes e incluso la española Elsa Pataky interpreta a la policía brasileña Elena Neves.
Neves hace el papel de colaboradora del agente estadounidense Luke Hobbs, interpretado por Dwayne Johnson y mejor conocido como "La Roca" en la quinta película "Fast Five" (2011).
¿Algo más? La aclamada luchadora de artes marciales mixtas Ronda Rousey tiene una muy violenta participación en la séptima película.
bbc
Compartir:
Magpress

Rio Bueno Noticias

Somos el sitio de noticias de Chile para el mundo, con los principales datos de nuestro pais y la región de Los Rios, con cobertura a los hechos mas relevantes, nuestro correo es diariodetodos@gmail.com - somos de Rio Bueno.

0 comentarios,comentar