Al cabo del día, recibimos una gran cantidad de información sobre el coronavirus SARS-CoV-2 responsable de la enfermedad Covid-19, una infección que puede cursar con síntomas leves pero que, en algunos casos, puede ser tan grave que acabe con la vida de los pacientes.  

La información es importante, pero también saber gestionarla para poder protegernos y proteger a los más vulnerables, los ancianos y las personas con patologías crónicas, población más sensible que puede sufrir un empeoramiento y complicación de la infección.  También es importante que recordemos una vez más cuáles son las medidas de protección más eficaces, así como los síntomas que se han asociado a esta enfermedad y si hay algún tratamiento o vacuna en camino. Por ello y con el convencimiento de que juntos acabaremos con el coronavirus, resumimos en 10 preguntas con respuestas los aspectos más relevantes de esta enfermedad. 

¿Qué es exactamente el coronavirus? Los coronavirus son una amplia familia de virus que, en general, afectan solo a animales. Algunos de estos coronavirus pueden saltar del animal al hombre y comportarse en este de una forma inesperada.  

En el caso del nuevo coronavirus, denominado SARS-CoV-2, y que provoca la enfermedad Covid-19, se detectó por primera vez en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, en China y se cree que saltó de un animal al hombre.  Pero todavía se desconocen muchos aspectos de este nuevo coronavirus y, por supuesto, de la enfermedad, por lo que no se sabe qué animal puede haber desencadenado esta transmisión. Se ha sospechado del pangolín o del murciélago, pero no se tiene aún ninguna prueba concluyente.

¿Cuáles son los síntomas del coronavirus? En realidad, lo correcto es decir qué síntomas provoca la Covid-19.  Como decíamos, esta enfermedad es nueva por lo que no se puede decir qué síntomas síntomas son de Covid-19 y cuáles no. Lo que sí parece claro es los síntomas más comunes de este coronavirus son:  Fiebre  Tos seca  Dificultad para respirar  Otros síntomas menos frecuentes son:  Diarrea Malestar general  Dolor muscular  Dolor de cabeza

He perdido el olfato y el gusto, ¿puede ser por la Covid-19? Se trata de un síntoma que refieren muchos pacientes y que se está estudiando si puede o no estar relacionado con esta enfermedad. En este sentido, la Semergen señala que la anosmia (pérdida de olfato) podría atribuirse a esta infección si estuviera relacionado con otros síntomas como fiebre o tos. No obstante, sí que aconseja que si se observan estas señales, se adopten medidas de aislamiento y vigilar si aparecen otros síntomas.  

Según informaba la Sociedad Española de Neurología, países como Corea del Sur, China, Italia, Alemania, por ejemplo,  hablan de una frecuencia de anosmia (pérdida del olfato, que habitualmente conlleva una pérdida del gusto) de hasta el 30-60% de los afectados por la Covid-19, según las series coreana y alemana. Este hecho también ha sido referido por médicos que han sido infectados por el virus. 

En consecuencia, es plausible pensar que puede existir una relación entre el creciente número de reportes de pérdida de olfato y la actual pandemia por Covid-19. Otras asociaciones, como la British Rhinological Society, también se han manifestado en este sentido.  Sin embargo, insistimos en que se trata de una enfermedad nueva y que se necesitan más datos y estudios.  Hay que tener en cuenta, además, que como en otra enfermedad infecciosa, cada individuo puede manifestar los síntomas de manera distinta. Y que puede haber pacientes con apenas sintomatología y otros con cuadros más severos.

¿Cómo se transmite el coronavirus? Según explica el Ministerio de sanidad, parece que la transmisión es por contacto estrecho con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma. Su contagiosidad depende de la cantidad del virus en las vías respiratorias. Estas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, sus ojos o su boca. Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de 1-2 metros.

¿Afecta sólo a personas mayores?  No. Este coronavirus puede afectar a toda la población, independientemente, de su edad. Incluso los niños pueden contraer la infección, aunque parece que la población infantil no desarrolla, en la gran mayoría, sintomalogía notable.  Lo que sí es cierto es que las personas mayores son las más vulnerables. 

Los ancianos se encuentran en una situación de inmunosupresión (bajas defensas) inherente a la edad. Además, pueden sufrir enfermedades que compliquen el cuadro que provoca la infección.  Asimismo, los pacientes con una patología cardiovascular, hipertensión o diabetes también pueden sufrir mayores complicaciones puesto que, como explicamos en este artículo, el corazón sufre por cualquier infección.  Las personas que toman fármacos inmunosupresores o que se encuentran en un tratamiento que pueda afectar considerablemente a la respuesta del sistema inmunológico también se pueden considerar población más vulnerable.  No hay evidencia de que las mujeres embarazadas o durante la lactancia tengan mayor riesgo.

Si estoy vacunada de la gripe, ¿estoy protegida frente al coronavirus?  No. La vacunación frente a la gripe es una medida muy eficaz de combatir el virus que provoca esta infección, que también afecta a las vías respiratorias altas, puede producir fiebre, malestar general, dolor muscular o de cabeza. 

Sin embargo, se trata de patógenos distintos, por lo que la vacuna de la gripe no reduce la probabilidad de contagio ni de presentar síntomas de coronavirus.  Aún no disponemos de una vacuna que pueda prevenir la Covid-19. Pero hay que tener esperanza puesto que hay muchos ensayos en marcha para lograr pronto una manera de prevenir esta enfermedad mediante la vacunación, así como para encontrar un tratamiento efectivo. 

¿Por qué es tan importante lavarse las manos frente al virus?  La medida más efectiva para evitar el contagio y que debemos repetirnos como un mantra es lavarse bien las manos con agua y jabón o con una solución hidroalcohólica. 

¿Por qué? El jabón, aunque lo asociemos con algo relajante, es un producto con una gran capacidad para destruir virus y bacterias. Aunque el proceso molecular por el que el jabón destruye estos patógenos es complejo si lo resumimos podríamos decir que las moléculas del jabón son capaces de ‘desmembrar’ estos microorganismos y los restos se eliminan con el agua. 

Y esto, además, permite que desaparezcan de las manos y no contaminemos las superficies. Por eso es tan importante que nos lavemos siempre que podamos las manos con agua y jabón. De hecho, este simple gesto es el que ha permitido controlar numerosas infecciones.  

Además, para protegernos más debemos:  Mantener una distancia de al menos un metro de seguridad  Toser o estornudar sobre la flexión del codo para no proyectar las gotículas que pueden estar infectadas  Quedarse en casa y salir a la calle para lo imprescindible  En caso de sospechar contagio, aislarse y llamar a los teléfonos habilitados de cada comunidad autónoma.  

Si toco la comida del supermercado, ¿puedo contagiarme? Como decíamos, el SARS-CoV-2 es un tipo de coronavirus aún desconocido, aunque cada vez se están sabiendo más cosas de él, puesto que se trata de un problema global y la mayoría de los recursos se están destinando a conocerlo mejor. 

Existen estudios que están arrojando luz sobre cuánto puede durar este virus en las superficies. Es el caso de un trabajo realizado publicado en la revista médica The New England Journal of Medicine ha señalado que este coronavirus se comporta de una manera muy similar al responsable del brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) en 2003, el SARS-CoV-1. 

Según esta investigación, la duración del nuevo coronavirus en las superficies sería la siguiente:  Plástico: aproximadamente, 5 días  Papel: entre 4 y 5 días  Cristal: unos 4 días  Madera: 4 días  Guantes quirúrgicos: 8 horas Aluminio: entre 2 y 8 horas    Sabiendo esto debemos adoptar las medidas de higiene recomendadas cuando manipulemos estas superficies, es decir, lavarnos las manos, evitar tocarnos la cara y desfinfectar.

¿Debo llevar mascarilla y guantes? La mascarilla es una medida de protección frente a este coronavirus. Sin embargo, no se recomienda, al menos de momento, que toda la población la lleve. 

 La Organización Mundial de la Salud ha señalado que está indicada en estos casos:  Si se está sano, solo se necesita llevar mascarilla si se atiende a alguien sospechoso de sufrir la Covid-19 También es recomendable llevarla si se tienen toses o estornudos.  Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón. 

Si se lleva mascarilla hay que usarla bien, de lo contrario, puede ser contraproducente llevarla.    Cómo ponerse, usar, quitarse y desechar una mascarilla Antes de ponerse una mascarilla, hay que lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. 

Al ponerla, hay que cubrirse la boca y la nariz con la mascarilla y asegurarse de que no hay espacios entre la cara y la máscara. Evitar tocar la mascarilla mientras se usa; si se hace, hay que lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. 

Hay que cambiar de mascarilla tan pronto como esté húmeda y no reutilizar las mascarillas de un solo uso.  Para quitarse la mascarilla: quítala por detrás (no tocar la parte delantera de la mascarilla); deséchala inmediatamente en un recipiente cerrado; y lávate las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.   

Cómo ponerse y retirarse los guantes Los guantes también pueden ayudar a prevenir el contagio pero, una vez más, hay que asegurarse de usarlos bien. Para ello hay que seguir los siguientes pasos:    Lávate las manos antes de ponértelos.  Para quitarlos, pellizca el guante en la muñeca o la palma, para evitar tocar la piel. Retíralo totalmente dándole la vuelta y recógelo en la otra mano enguantada.  

 Para retirar el segundo guante, desliza el dedo índice y corazón dentro por la muñeca sin tocar la parte exterior.  Retíralo y desecha ambos guantes en una papelera con bolsa que después de cerrará y tirará.  Lávate de nuevo las manos con agua y jabón o con una solución a base de alcohol.

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente