Por qué Portugal tiene 30 veces menos muertos que España


Portugal fue uno de los países más previsores a nivel mundial decretando el estado de alerta con un escaso número de contagios, y decretando mayores restricciones según se avanzaba con la pandemia a nivel mundial.

Los primeros casos positivos de COVID-19 en Portugal no se detectaron hasta el 2 de marzo, mucho después que otros páises de su entorno. Desde entonces y hasta el día de hoy, Portugal no ha incrementado sus cifras al ritmo de España o Italia, que acumulan miles de infectados y fallecidos.

De hecho, la tasa de mortalidad en Portugal es de un 3%, mientras que en España llega al 10%, según publica 20 minutos. A lo largo de toda la pandemia en Portugal han muerto algo más de 500 personas, España supera los 18.000.

Existen algunas claves que explican los buenos números de Portugal, y que le han dado ventaja a la hora de enfrentar la pandemia con mayor acierto que la mayoría de países afectados.

Una de las principales diferencias a la hora de gestionar la crisis ha sido la velocidad de respuesta. En Portugal se decretó el estado de alarma el 13 de marzo, un día antes que en España, aunque esta ya sumaba 6.000 contagiados y Portugal sólo 112; además todavía no había fallecido ni una sola persona. De este modo resultó más sencillo detener la expansión, ha sido el factor más importante.

ABC apunta que la situación geográfica de Portugal también ha sido una ayuda, ya que sólo limita con España y han podido controlar las fronteras de forma mucho más eficaz, a diferencia de otros países europeos.

La densidad de población es otro aspecto con el que han tenido ventaja, ya que en Portugal apenas residen 23 personas por kilómetro cuadrado, y este es un factor muy importante a la hora de frenar una expansión epidemiológica, explica El País. Además, los focos se han centrado en Oporto y Lisboa, donde se encuentran el 90% de los casos.

El País también señala que la gestión hospitalaria ha sido distinta. Desde que brotaron los primeros casos se desarrolló una red de cuidados primarios, asistiendo de forma domiciliaria a los pacientes, que sólo acudían al hospital en casos muy graves. El 82% de los enfermos de coronavirus en Portugal se recuperan en casa, y el sistema sanitario no ha llegado a saturarse en ningún momento. Los hospitales de campaña todavía no se han estrenado.

Hay diferencias también en la situación política. Según ABC, la oposición en Portugal trabaja en buena sintonía con el Gobierno socialista y el presidente Antonio Costa. Al no existir grandes discrepancias en este sentido resulta más fácil tomar decisiones y ponerlas en marcha con la celeridad adecuada.

Enrique Fernández

Comentar esta noticia

Artículo Anterior Artículo Siguiente