Residencia artística en Isla Huapi: recopilación y valoración de su memoria histórica a través del teatro

Fueron dos meses en que los actores del colectivo 4 Elementos provenientes de La Araucanía se instalaron en Isla Huapi. Su misión: realiz...


Fueron dos meses en que los actores del colectivo 4 Elementos provenientes de La Araucanía se instalaron en Isla Huapi. Su misión: realizar un trabajo artístico comunitario donde los pobladores pudieran recorrer sus memorias, vida e historia, plasmándolo en la creación de una obra de teatro, la que sería representada por los niños de la escuela de la comunidad.

La residencia es ejecutada por el programa Red Cultura del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y es una de las medidas presidenciales del gobierno de la Presidenta Bachelet.

El cierre de la residencia tuvo lugar en la escuela rural de la localidad en la comuna de Futrono, ocasión en que se presentó la obra creada por los niños y al que asistió gran parte de la comunidad de la Isla.

“Lo que se buscó fue vincular recíprocamente un proceso artístico-cultural con la escuela rural Isla Huapi, para mejorar el acceso de los estudiantes y las comunidades a las experiencias artísticas, mediante la convivencia con el proceso de creación, potenciando el trabajo colaborativo y comunitario desde la escuela”, indicó la directora regional de Cultura, Lorenna Saldías.

“Aquí ocurrió que cada uno fue protagonista de su propia historia y creo que Red Cultura está haciendo un trabajo que tiene que ver con la intervención comunitaria, en no quedarse sólo con esta residencia, sino proyectar un trabajo con las redes comunitarias y de ahí con los municipios, con sus unidades de cultura, para que esta experiencia quede en la memoria colectiva de Isla Huapi”, agregó la autoridad.

La localidad pertenece al Programa Especial de Gestión Territorial de Zonas Rezagadas del Gobierno Regional de Los Ríos y es parte del 10 por ciento de las localidades más aisladas y con más pobreza en el país, con un alto porcentaje de emigración de población rural a la urbanidad, lo que se debería a la búsqueda de nuevas y mejores oportunidades laborales, de educación y salud por parte de las familias jóvenes.

Es ante esta situación de desarraigo que el programa de residencias trabaja para el desarrollo de proyectos de creación artística con énfasis en la dimensión espacial, social y cultural de los estudiantes y sus territorios, relevando la memoria cultural, sus prácticas existentes y posibilitando una reflexión y una propuesta artística mediada por los profesionales residentes.

Durante el proceso, los profesionales del colectivo desarrollaron desde talleres iniciales y de improvisación con los estudiantes, pasando por encuentros con la comunidad en torno a la memoria, exposiciones, visionado de material audiovisual latinoamericano, entrevistas, entre otros, hasta la creación de la obra teatral colectiva y la presentación de ésta a la comunidad.

Ricardo Elgueta, coordinador del proyecto de residencia en Isla Huapi, señaló durante el estreno de la obra: “Pudimos rescatar un poco la historia, la actualidad de la Isla,  las dificultades a las que se enfrenta y también sus esfuerzos por superarlas. La residencia fue un espacio muy interesante para que los niños pudieran conocer algunos elementos del teatro, la música, la danza, el diseño y el complemento de éstas”.

Carolina Manzano, actriz y licenciada en artes escénicas, fue parte del elenco que trabajó con la comunidad. “Logramos que todos pudieran aportar en este trabajo, en los textos que salieron desde los niños, desde sus padres, desde toda la gente que nos acogió acá. Los niños hicieron que este trabajo fuera así de sensible, participativo y con un tremendo mensaje que es el cuidado de esta naturaleza que tiene Huapi y de su cultura”, indicó.

Desde la municipalidad de Futrono, su encargado de Cultura, Marco Pozo, valoró el rol del Consejo de la Cultura como “uno de los grandes aliados para el desarrollo cultural en la comuna de Futrono”. “Lo que vimos acá, con una obra de teatro presentada por los niños, hablando de su cultura, su territorio, sus costumbres y con un tremendo despliegue de personalidad, nos dejó a todos bien contentos, emocionados y muy felices de que la cultura se convierta en un derecho, pero que no quede sólo en el discurso, sino que cultura para todos se vea en el territorio, en uno tan apartado como Isla Huapi”, sostuvo.

En tanto, el profesor encargado de la escuela rural de Isla Huapi, Víctor Anchimil, valoró los aportes de la residencia a sus alumnos, lo que, dijo, también se hizo extensivo al resto de la comunidad. “Fue un logro bastante importante para los niños y para la comunidad en general porque nunca habíamos tenido un evento de este tipo, un encuentro, un intercambio con representantes de la cultura y las artes. Para la comunidad fue toda una novedad y es algo que sentimos muy dentro del alma, porque fue una obra que hicieron nuestros niños y nos demostraron de lo que son capaces de hacer”, señaló.

“Yo soy un agradecido de haber tenido este grupo selecto de actores y actrices compartiendo con nosotros en terreno nuestra vida cotidiana, con los protagonistas que fuimos todos en el fondo, sobre todo los niños”, concluyó el profesor.

En Pichirropulli fue la música

Pichirropulli, en la comuna de Paillaco, fue la segunda de las localidades en que intervino el programa del Consejo de la Cultura. Allí, también durante dos meses, la cantante porteña Rocío Peña realizó una residencia de composición e interpretación musical que dio como fruto canciones que en su letra y sonoridad representan los paisajes de la localidad.

“Desde el trabajo artístico nos parece muy importante poner en valor estas historias, que tienen que ver con la resistencia de las poblaciones rurales e indígenas de nuestro país en busca de tener la libertad de vivir de acuerdo a sus cosmovisiones, utilizando el territorio y sus recursos, en equilibrios diferentes a los planteados por los sistemas productivos impuestos por los sistemas políticos y económicos cualesquiera sean estos”, señaló la artista.

El trabajo colaborativo se centró en las agrupaciones musicales  de niños y jóvenes de la localidad, a quienes la artista realizó talleres de creación de canciones sobre las memorias e historias de Pichirropulli, para lo cual antes se realizó un proceso de investigación etnográfico, hecho por la misma gente de la comunidad.

A través de encuentros con diferentes actores locales, tales como artistas, centros culturales, estudiantes, docentes y vecinos que cumplen el rol de gestores culturales, la artista también trabajó en fomentar el movimiento cultural independiente.

delicia jaramillo

Lee tambien

locales 4923364385493283065

Publicar un comentario

emo-but-icon

Follow Us

Mas leido

Recent

Comments

Facebook

item